sábado, 10 de octubre de 2015

Still alice / 2014



¿Hasta cuándo somos los que somos?. Cuando somos pequeños se nos dice que “llegaremos a ser “ y cuando estamos viejos anhelamos “lo que éramos”. Es tan difícil reconocer que el único instante que nos pertenece es el ahora, quizás por la fragilidad del momento. Still Alice nos habla sobre el ser, sobre lo que somos y lo que podemos dejar de ser porque una vuelta del destino nos saca del carril de una vida que esta estandarizada y planeada casi de principio a fin.
Cuando comenzamos con la visualización de la cinta nos tropezamos con una familia que cena feliz en un caro restaurant. A primera vista la mujer que protagonizara nuestra historia se ve tan jovial y atractiva que no representa sus 50 años de vida, es mas parece una conversación entre amigos, pronto descubrimos que se trata de un grupo  familiar y que gozan de una buena situación. Ambos padres  Julianne Moore y Alec Baldwin son profesionales, él un científico y ella una lingüista destacada en Columbia.
Desde este pedestal aparece el derrumbe paulatino pero sostenido, Alice, la madre se percata que está comenzando a tener pérdidas de memoria que le preocupan y que terminan por ser confirmadas con una suerte de sentencia fatal, el descubrimiento de la enfermedad del Alzheimer que no solo ataca su mundo sino que además se traspasa genéticamente a sus hijos. Desde aquí en adelante la película aborda como el personaje central empieza a enfrentarse a lo que será un muerte intelectual, lo que la ha llevado a ser una destacada profesora en Columbia.
La actuación de Julianne Moore es muy buena, minimalista y elegante, nos muestra con realidad y resignación como enfrenta su enfermedad y como define la continuidad de su vida con la enfermedad a través de un video grabado con instrucciones para terminar con su sufrimiento cuando su “otra Alice” ya no la reconozca.  
Cuando abordamos este tipo de historias nos ponemos a reflexionar sobre el acto de existir, sobre la fortuna de la vida que vivimos, nos aferramos a nuestra estancia en la tierra y valoramos las condiciones que poseemos aunque en otros casos reneguemos ante ese mismo estado debido al inconformismo. Son espejos que nos hacen plantearnos que tipo de vida vivimos y con cuanta abundancia la aprovechamos.
Esta película está basada en una novela de Liza Genova de idéntico nombre y la actuación de Moore le valió múltiples premios, entre ellos  el Oscar a mejor actriz 2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada